martes, 17 de octubre de 2017

Un Sainte Marhe llamado Prometeo, tercera parte.

Por Manu Iglesias

Durante este los últimos días, se ha avanzado en la definición del proyecto. Ya sabemos cómo queremos distribuir el cuarto de baño, el camarote de proa y el gran espacio de almacenaje que ocupará el espacio que está a proa de la gran litera doble de babor. 
 También se ha levantado el suelo del viejo camarote de proa y se ha comprobado que se puede instalar al mismo nivel que el pasillo. Todo ello ha estado plagado de dificultades enormes que Enrique podrá explicar mejor que yo. Lo que os adelanto es que el anterior armador cuando lo hizo, fue para toda la vida, nunca pensó que algún día unos locos intentarían desmontar aquella obsesiva y sobredimensionada forma de construir fijar, pegar, atornillar... . Pero si a Enrique le corresponde la parte técnica , a mí me toca la de las sensaciones, de lo que transmite el caos de la acumulación de recortes, serrín, tacos de madera. tornillos retorcidos, pedazos de aislamiento,... 
 La razón dice que esta etapa es parte del proceso, pero de vez en cuando surge el desaliento y las dudas ¿ nos estaremos pasando?¿ nos estamos planteando un desafío que nos va a sobrepasar en tiempo y esfuerzo ? 
 Todos sabemos que para llegar al resultado final, hay que pasar por otras estaciones. Algunas son áridas, duras y sin nada más destacable que la destrucción. En ese contexto parece que la imagen del " partir " nos vuelve a dejar solos en el puerto, observando cómo se difumina nuestro sueño entre la niebla y la lejanía. 
 Una visita de Cesar - Temido- para darnos animo, sin embargo nos hace poner los pies en la tierra-cuando con su gracejo Andaluz nos advierte. 
 - hay muchísima faena, quedan muchos meses de duro trabajo por delante. 
 César lo sabe bien. Quiere construir un Saint Marthe - un 33 - 6 pies mas pequeño pero empezando desde cero y lo tiene toro analizado en su cabeza. Son miles, decenas de miles de detalles y reflexiones. Seguramente Cesar no sabe que ya está todo bastante centrado y que contaremos con ayuda profesional, pero aun así, deseamos que esta etapa termine pronto y el ciclo se invierta empezando a ver el avance de las cosas que tenemos en la cabeza ya instaladas. 
 Mientras tanto en mi cabeza y en la de mi compañera se va fijando las La foto de la vida a bordo. Éramos mucho más jóvenes cuando navegamos largos meses por el Caribe, cuando nuestro pequeño 26 era nuestra casa, nuestro refugio, nuestro paraíso en la tierra - mejor dicho en el mar - 
 No teníamos mucho futuro, más bien un futuro y un presente precario - así lo veíamos nosotros - llegamos a pensar que no podríamos darle la vida y la educación que necesitaba nuestro hijo. La realidad era que teníamos toda la vida por delante, pero los afanes y las angustias de cada día, nos privaban de esa visión. Ahora estamos acariciando el momento de nuestra pre-jubilación. Dicen que en ese momento se siente una intensa sensación de plenitud.: 
- ya está, he hecho lo humanamente posible, los que vienen detrás toman el testigo. 
Hoy cuando desayunábamos, contábamos las semanas para que llegue ese día. Al ver las fotos de las obras en el Prometeo, parece que está muy lejos, pero la realidad es que está más cerca que nunca. Dicen que cuando haces una guardia o estas a punto de llegar después de una larga navegación. no debes pensar en lo que te falta para llegar a tu destino, sino en todas las millas y las horas que has dejado atrás,. En el gimnasio no debes pensar en las repeticiones que faltan , sino en todas las que ya has hecho. En estas estamos, falta poco, pero se hace mucho y muy largo, por eso, vale la pena concentrarse en pensar en todo lo que ha pasado para llegar hasta aquí, en todas las dificultades que hemos tenido que superar para poder - partir- en primavera.


Por Enrique Pertegás


El trabajo se complica a medida que entramos en las zonas mas conflictivas como el baño, todo laminado, pegado y atornillado, he encontrado hasta tres pisos de macizos de 50 x 50, no espera semejante trabajo y ando ya bastante contracturado pero la parte buena es que lo llevo mejor de lo esperado, el que me lea y tenga mas de 60 años lo entenderá perfectamente. Esta es la parte desagradable y costosa pero casi esta acabada y luego viene la creativa y mas limpia, pones tres o cuatro tableros y parece que este terminado, ya reforme un barco de 50 pies con bañera central, que tendría como tres veces el volumen del Sainte Marte, y se perfectamente lo que nos falta, para el turrón terminado, al menos los interiores.

Para el que tenga curiosidad por la reforma del ketch de acero, modelo Galapagos 50,  llamado "Tamata" aquí os dejo un enlace:




En el Prometeo sigue el destrozo, no hay piedad ni se hacen prisioneros, aquí la artillería empleada:


Escombro de este misma tarde:


Ya me temía que el piso del baño con su plato de ducha y el pedestal del wc iban a presentar batalla, el pedestal del wc consta de un piso laminado, tres pisos de listones de 50 x 50 pegados con sika y atronillados, el piso enlistonado con su junquillo blanco también pegado y sobre el un macizo de tal calibre que ni la orbital ha podido con el, no se que clase madera sera, ha empezado a salir humo y se ha parado, la he dejado enfriar y ha vuelta a arrancar, pero la sierra había perdido sus dientes 


Ya no hay armarios inútiles en babor y se adivina un buen espacio en la cabina de proa, se ha eliminado el escalón de 5 cm que había para acceder a la cabina y en el que tropezabas siempre, mas a mas no tenia ningún sentido, hay espacio para tener todo el piso al mismo nivel.
El trabajo tiene que ser meticuloso pues hay que salvar los listones que vamos a dejar como nivel mas bajo para el nuevo suelo, si nos los cargamos habrá que sacar niveles nuevos y con el barco en el agua es harto complicado ademas de una faena extra y estos puedo asegurar que están bien sólidos.


A la izquierda el escalón, bueno, parte de el mismo, que había para acceder a proa y la derecha una salida de la calefacción, como no pegada con Sika, no solo lo que se ve, también el tubo al costado del barco ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario