jueves, 17 de enero de 2013

Apuntes sobre la electrolisis en veleros metálicos




La electrolisis o par galvánico es la corrosión propia de los metales, la puesta a masa de un motor o aparato eléctrico se suma al par galvánico y destruye con más rapidez el metal “Anodo” perdemos material y creamos una corriente eléctrica, tenemos un pila, también se puede crear por un ataque acido.

La corrosión electrolítica es la peor de todas porque es muy rápida y se produce cuando existe una corriente eléctrica exterior debido a cualquier derivación producida por un cable mal aislado o un mal aislamiento de la toma de corriente del muelle. 

Todos los materiales se deben de proteger con pinturas, el aluminio, como el inoxidable, tienen la facultad de protegerse a sí mismos con su propio oxido, por lo tanto podremos dejar sin pintar las obras muertas, ya lo habréis visto en la mayoría de veleros de aluminio, tomaremos la precaución de lijar en círculos para igualar las oxidaciones del aluminio pues no oxida exactamente igual en toda su superficie.
El agua de mar es un excelente electrolito, como el ácido en una batería, los demás metales pueden atacar al aluminio que esta el más bajo en la escala de los potenciales y se convierte en ánodo, el otro metal será el cátodo; cobre, plomo, bronce e inox los mantendremos lejos y evitaremos las fugas eléctricas que aumentaran este efecto.
En un casco de aluminio el Zinc será el ánodo y el casco el cátodo, en uno de acero el aluminio seria el ánodo y el casco de acero el cátodo, el papel de ánodo o cátodo se toma según con quien te emparejes.
Tal como recomendé en mi anterior artículo sobre la electricidad, si tratamos nuestro velero de acero como si se tratase de aluminio, con alguna excepción particular del aluminio, estaremos muy bien protegidos.


El casco metálico, sufre ataques de todo tipo, químicos y eléctricos, sobre todo en la línea de flotación, diez centímetros arriba y abajo, aproximadamente, que además está más oxigenada y ese oxigeno facilita la oxidación, pero si seguimos estos consejos, estaremos protegidos y además no nos costara mucho dinero.
Imprescindible en casco de aluminio:
-          Cuando estemos amarrados pondremos ánodos de calidad colgando de los costados, ojo a la conductividad del mismo, si los colgamos de los candeleros estos deberían de estar aislados y no haremos nada, busca zonas de buen contacto.
-          Los limpiaremos una vez al mes para quitarles el fouling y otros parásitos.
-          Desoxidaremos los contactos entre el cable y el casco cada dos meses y verificaremos la resistencia “0” entre el Zinc y el Aluminio.
-          En puerto tendremos cortados con bipolares todos los circuitos de riesgo, motor y luces exteriores sobre todo.
-          Usaremos anti-fouling anódicos, como el Zinc o en su defecto neutros, como los biocidas, cuidado con algunos anti-foulings para aluminio que llevan cobre, al ser catódicos hay que tomar precauciones especiales, como poner una capa aislante, por ejemplo una brea vinílica.
-          Cuidado donde amarramos el barco, nada de fingers de hierro, ojo con los puertos muy cerrados, los residuos del anti-fouling de los barcos de fibra nos va afectar y observemos también si en nuestros alrededores hay construcciones metálicas sumergidas, pilones de acero etc..



                                   Podemos observar el lijado del óxido de aluminio.


Observaremos:
-          Hélice de aluminio.
-          Pasa cascos y llaves de fondo de plástico, a menos que estén sobre tubo de aluminio y a 20 cm sobre la flotación a plena carga, sobre el de la toma de agua del motor, la columna de agua es conductora.
-          Nada de prensa estopa y casquillos de bronce, casquillos fenólicos.
-          Montar la carpintería interior que vaya a cuadernas con tornillería o remaches de aluminio 
-          Tanques de agua de aluminio o plástico.
-          Bulones de los tensores de la jarcia asilados con casquillos de teflón.
-          Balcones mejor de aluminio, si son de inox los aislaremos igualmente con casquillos de teflón.

Tomas y desagües por encima de flotación en el Simbad, ojo con no hacer sifones, la toma del motor se debe hacer imperativamente en el fondo, no todas las bombas de agua salada son auto aspirantes

El barco de acero nos permite relajarnos un poco más, en cuanto a patentes y pinturas:
-          La parte más importante y en la que no hay que escatimar en nada, de lo que hagamos aquí dependerá la vida del barco de acero ¡y la nuestra! la diferencia entre pasarnos la vida con la radial y el pincel o llevar un mantenimiento poco más costoso que el de un barco de fibra. Se nos presentan dos opciones, el galvanizado en frio y el tratamiento con epoxi, veamos el primero, imperativo el chorreado exterior grado 2-2,5, tratamiento muy costoso en mano de obra, la pintura, silicato inorgánico de zinc base agua, muy parecido en precio al epoxi, muy recomendable el Meta-Grip, fabricado por astilleros Meta en Francia, constructor del mítico  Joshua de Moitessier http://www.meta-chantier-naval.fr/web/  se usa solo para el exterior, es indestructible, de hecho entre mano y mano hay que lijarlo con máquina, siempre lijaremos con lijas que no dejen residuos metálicos, además de la excelente protección ante golpes y demás abrasiones nos convierte el barco en un enorme ánodo de zinc, protegiéndonos contra la electrolisis, este mismo tratamiento se emplea para proteger los barcos fabricados en Strongall y algunos de aluminio, después daremos una capa de enlace (Internacional ) con la pintura de acabado final, nos valdrá cualquier poliuretano.


El Simbad con el silicato de Zinc a falta de su lijado y pasivado a ph neutro, se pueden ver las sales que expulsa
-          En obra viva se usaran patentes sin cobre u otros metales, antes de darla, hayamos empleado el sistema que fuese, se dará una o dos manos de brea, puede ser epoxi o vinílica, aconsejo esta última, en el futuro cada vez que se saque el barco a seco para dar patente habrá que dar al menos una mano y la vinílica es muy fácil de aplicar, aconsejo la “Intertuf” de Internacional
-          No creo que encontremos estructuras o pontones en oro o platino así que el tema de los puertos lo tenemos más fácil, pero sí que hay que vigilar la agresión química, valdría con nuestros ánodos, siempre que llevemos los suficientes y estén limpios y enteros.
-          Evitaremos los pasa cascos en bronce en la flotación, podemos ponerlos sin ningún problema sobre tubos soldados por encima de flotación, asi además podemos cambiarlos con el barco a flote.
-          Sí que estamos expuestos a las agresiones químicas externas, a las corrientes estáticas y fantasmas.
        
Atención a los cascos en formas, si se han curvado con dobladora los metales pierden propiedades y se crean diferencias de potencial entre puntos del mismo metal y es más fácil que se produzcan roturas y electrolisis.
Es conveniente aislar la base del mástil, normalmente de fundición de aluminio, de la cubierta de un barco de acero, así como los marcos de las escotillas y portillos.




Situacion de los anodos en el "Simbad" importante proteger las zonas donde transcurran corrientes de agua extraordinarias y concentracion de produtos quimicos, cocina, baño y zonas donde existan metales distintos, ejes, helices, inoxidables etc


No hay comentarios:

Publicar un comentario